El gran Gatsby

En mi primera infancia mi padre me dio un consejo que, desde entonces, no ha cesado de darme vueltas por la cabeza.

“Cada vez que te sientas inclinado a criticar a alguien -me dijo- ten presente que no todo el mundo ha tenido tus ventajas…”

Así comienza El gran Gatsby de F. Scott Fitzgerald, publicada en 1925, es una de las novelas más importantes de la literatura norteamericana del siglo XX.

Como tantas otras obras, está en ese oscuro club de los libros que alcanzaron el éxito tras la muerte de su autor, ya que no fue hasta los años cincuenta que la obra tuvo una buena acogida entre el público, cuando Francis Scott Fitzgerarld había muerto, sin dinero y alcohólico (en 1941, a los 44 años de edad).  De hecho, Fitzgerarld culpaba a la portada con la que se lanzó en los años veinte al fracaso del libro.

El gran Gatsby nos cuenta la historia de amor entre Jay Gatsby y Daisy Buchanan a través de los ojos de Nick Carraway, primo de Daisy y vecino de Gatsby. Este, es un misterioso personaje que organiza fiestas espléndidas a diario y a las que va medio Nueva York pero al que nadie conoce realmente y sobre el que corren oscuros rumores.

gran-gatsby3-ok-644x362

Lo que me decidió a leer de una vez este libro fue ni más ni menos que el comienzo del libro. Es uno de los mejores inicios que he leído.

Pero, tras altas expectativas que me crearon las frases iniciales, al continuar la lectura me sentí decepcionada. Y es que de no ser por la maravillosa prosa de Fitzgerarld y sus descripciones de aquellas magníficas fiestas de Gatsby me habría costado su lectura, porque he de advertir que la primera mitad del libro es aburridilla (y sin embargo no se me hizo pesada).  Y no es porque no ocurran cosas, que ocurren, es más bien que tiene un ritmo pausado.

También he de avisar de que la gran mayoría de los personajes son odiosos (con excepción de Nick y Gatsby), aburridos y sosos, aunque es parte de la crítica a la sociedad de la época. Odiaras a Daisy y a su voz llena de dinero.

9788415601142Pero la segunda mitad del libro, sin que te des cuenta, te atrapa. Y sin embargo yo seguía preguntándome por qué era una de las grandes novelas del siglo XX… hasta que leí las últimas páginas. Las últimas treinta páginas
son magníficas, cambiaron mi percepción del libro, hicieron que lo amase.

Lo que creía yo una (floja) representación crítica de la aristocracia americana de los años veinte, de repente de se convirtió en un duro mazazo a la superficialidad, a vivir atascados en el pasado y al dinero.

Tras terminar el libro estuve una media hora mirando a la nada sumida en mis reflexiones. Y me encanta cuando un libro me hace pensar. Algunas de sus enseñanzas intento tenerlas presentes a diario.

Mi hizo pensar en como, a pesar de que alguien se relacione con muchísima gente a lo largo de su vida, por muy popular que sea, si esas relaciones son meramente superficiales, al final será como si no hubiese vivido. Será olvidado y sustituido por el siguiente él que aparezca.

 

En conclusión, El gran Gatsby se ha convertido en uno de mis libros favoritos gracias al giro final, así como la forma de escribir de Fitzgerarld y ciertos personajes. Totalmente recomendable.

gran-gatsby2-ok-644x362

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s